Del día que hicimos peyas para defender nuestros derechos.


Saltarse clase por una buena causa está justificado. Lo comprobamos el 8M de 2021 cuando se anuló la huelga general. Por aquél entonces “estudiábamos” en Brother Barcelona donde dicen que sos lo que hacés. Fue precisamente eso lo que nos llevó a pensar que si somos lo que hacemos, el día de la mujer no podíamos hacer otra cosa que no fuera levantarnos de la silla para resolver un brief con deadline urgente.




irene lópez & gisela castañé